Por qué el “Peronismo Racional” es mas peligroso que el Peronismo K?

Mucha gente, periodistas, intelectuales y empresarios hablan de la virtud del “Peronismo Racional”, y sostiene que el Gobierno de Macri debería hacer un gran acuerdo nacional con ellos para aprobar “un plan de Estado” y erradicar al Kirchnerismo.

La mayoría de los periodistas que sostienen esto no lo hacen por convencimiento, salvo algunos perejiles, sino porque les pagan para ello, y porque han sido cómplices del peronismo en sus diferentes formas (Luder, Menem, Duhalde, KKs). Y los empresarios porque “con los peronistas es mas fácil hacer negocios”. Los “intelectuales”, porque no saben qué decir cuando van a la tv y sus marcos de análisis y contactos en política son obsoletos.

El “Peronismo Racional” es una gran mentira, y es un enemigo peligroso porque tiene muchos recursos y engaña a mucha gente con un regreso Republicano y Democrático de gente que son todo lo contrario. Mientras que el Peronismo K ya es transparente para todo el mundo, ya sabemos que representan y que quieren, los “racionales” esconden lobos bajo una máscara de cordero. Si volvieran al poder se revelaría lo que realmente son, peronistas como cualquier otro, corruptos, inútiles, estatistas y sobre todo autoritarios.

Veamos.

Miguel Pichetto, eterno jefe del Senado durante todo el gobierno KK. Aprobó e hizo aprobar como una escribanía todas las leyes infames del período KK. Desde las estatizaciones corruptas de Ciccone e YPF, hasta la ley de Medios. Impulsor de la 125 contra el Campo. Ahora maneja el bloque peronista del Senado, bloqueó la quita de fueros a CFK e impulsó la ley populista que no permitía sincerar las tarifas de servicios públicos.

Massa, un reptil que fue Director del Anses durante la gestión mas corrupta de la historia (ya van a aparecer las auditorías de su gestión), y luego fue hasta diputado testimonial acompañando a Nestor Kirchner en las elecciones del 2009 que perdieron ambos contra De Narvaez.

Lavagna, un hipócrita que fue ministro de economía de Kirchner, que sabía todo lo que pasaba con la corrupción. Tuve tanta suerte que agarró la economía rebotando luego de la gestión interina de Duhalde, y la soja se disparó a US$ 600. Por eso mucha gente cree que es un “gran economista”. El y su hijito diputado Marco Lavagna impulsaron la ley populista para congelar tarifas, y quieren volver a poner retenciones al campo.

La mayoría de los gobernadores fueron militantes furiosos y aplaudidores de toda la gestión K. Sólo se diferenciaron cuando vieron a CFK muy debilitada. Sus provincias son feudales, manipulan la prensa, y representan el atraso es si mismo. Y como cualquier peronista de provincia chica, te puede salir un Menem o un Kirchner.

A no dejarnos engañar, que lo único “racional” de estos tipos es volver a agarrar el poder para perpetuarse, seguir afanando y condenar a Argentina a seguir con la decadencia iniciada por Juan Domingo Perón.

Lavagna, Roberto

Lavagna es uno de los fraudes mas exitosos del peronismo. Economista mediocre de la corriente estructuralista (esos “realistas mágicos” que piensan que la inflación no tiene que ver con el deficit fiscal financiado con emisión monetaria), fracasó como funcionario con las políticas económicas terribles de Isabelita (73-74) y de Alfónsín (85-87).

Con Peron-Isabelita fue “Director Nacional de Precios” (wtf???), y con Alfonsín Secretario de Industria y Comercio Exterior.

Luego en 2007 los radicales lo mandaron al frente como candidato a presidente, para ver si no perdían el 100% de los pocos votos que tenían, y quedó tercero, detrás CFK y el trucho de Cobos, y Lilita Carrió/Giustiniani.

El orto enorme de Lavagna fue que Duhalde lo contrató luego del estropicio que hizo Remes Lenicov al confiscar los depósitos y devolver pesos a quien había depositado dólares. Con eso licuó los ahorros de medio país, pero benefició a todos los deudores en dólares, desde empresas a gente que había comprado un departamento. Y heredó también el default de deuda de Rodriguez Saa.

Sin tener que ajustar nada porque todo lo malo ya estaba hecho, con la economía recuperándose sólo por venir de la peor caída de la historia, sin tener que pagar deuda, y los precios de los commodities comenzando la escalada a precios únicos en la historia, este perejil y looser, sin hacer nada, quedó en la memoria de papa-frita del argentino medio como “el salvador de la patria”.

Ahora anda con Massa, que de economía entiende lo mismo que de buen gusto…

Massa, Sergio Tomás

Un peronista “clásico y moderno”, como la famosa librería, tiene de todo. Nuncá laburó fuera del sector público. Nació en la pobre San Martín, pero cuando agarró algo de mosca se mudo al moderno Tigre de narcos y nuevo-ricos.

Arrancó con Menem en una subsecretaría del Ministerio del Interior en el 96. Luego diputado provincial con Ruckauf y Duhalde. Por ahí conoció a su mujer, Malena Galmarini, hija del secretario de deportes de Menem Fernando “Pato” Galmarini.

Con Duhalde presidente pasó a manejar la Anses, y siguió con los Kirchner. Su gestión en la Anses es muy oscura y por ahora no se investiga (o no se publica aún porque está negociando con el PRO), pero es sabido que al menos dilapidó fondos y que el se hizo mas rico. Un gran “logro” de su gestión fue haber contratado a Amado Boudou, quien lo sucedió en el cargo.

Fue candidato a diputado nacional testimonial, sinverguenza, en 2009 acompañando a Kirchner en la lista mientras intendente de Tigre. Entró como diputado pero renunció para seguir haciendo countries para los narcos (la elección la perdieron contra el Colorado De Narvaez).

Luego en 2009 durante el conflicto con el campo apoyó la famosa 125, que pretendía quitarle al campo aún mas dinero (pasaban de retenciones para soja de 35% a 45%, adicionales a los impuestos a las ganancias normales que ya pagaba el campo). Ahora dice que nunca apoyó la 125, claro.

Cuando los K son derrotados por el campo, y renuncia Alberto Fernández, en 2009 Massa llega a su momento de mayor idilio con los K y asume como jefe de Gabinete de CFK, a quien ahora dice desconocer.

“Los Muchachos Peronistas, todos unidos Mentiremos…”

La reciente aprobación del proyecto de la variopinta oposición peronista de ley de impuesto a las ganancias fue leída de forma incorrecta por muchos medios y analistas.

Muchos titularon “derrota política de Macri” a la reunificación peronista expresada por el pacto entre el bloque mas Kirchnerista de Máximo, Kiciloff, Recalde, con “los peronistas modernos” de los bloques de Massa/Lavagna/Moyano y los chicos Anses de Bossio, mas la siempre presente izquierda tonta (Victoria Tonta).

Sin embargo, desde este espacio creemos que fue un hecho altamente positivo para Cambiemos, ya que corre el velo de quién es quien. Hay mucha gente que aún es engañada especialmente por Sergio Massa. El hecho de volver al redil peronista y aliarse con otros peronistas que hasta hace una semana lo llamaban “el mayor traidor”, no hace mas que mostrar un Massa 100% real: ventajero, trucho, y sobre todo muy peronista. Sigan así Peronchos amigos, que van a perder las legislativas de 2017 aunque Macri ponga a Aníbal Fernández de candidato.

Cómo se hicieron de bolsos de fajos de kilos de euros y dólares?

La mayor parte del dinero en efectivo que provino de la fuente construcción/Lázaro Baez siguió un mismo camino. Cómo vimos en el artículo interior, el procedimiento comenzaba con adjudicar una obra pública a una constructora controlada, que cotizaba un sobreprecio pero que no tenía competencia (quién se iba a animar a competir contra la constructora presidencial en esa época?).

Un vez que la obra estaba concesionada, el Estado (provincial o nacional) sacaban pagos a la constructora, que normalmente se hacen contra un certificado de obra que comprueba el efectivo avance del proyecto. Era tal la ambición y el apuro de los K por hacerse del dinero, que en muchos casos el Estado tenía que sacar anticipos de obra, es decir dinero pagado contra ningún avance de obra. Ahora sabemos que muchas de las obras no se hicieron o quedaron inconclusas, porque se llevaron el dinero por anticipado.

Ahora bien, una vez que la constructora recibía el pago del Estado, por otro lado recibía una factura a pagar a un proveedor (de materiales, servicios, etc) pero que era falsa. Básicamente esa factura de proveedor servía para sacar parte del dinero recibido del Estado para pagar las coimas a los K. En el caso de Austral Construcciones, Gotti Hermanos y otras constructoras K se comprobó al menos unos 400 millones de pesos de facturas falsas. Este movimiento, descubierto por la oficina fiscal de Comodoro Rivadavia, hizo que Kirchner removiera a todos los funcionaros de carrera que denunciaron las maniobras. Una confesión evidente.

Esta maniobra hacía que los pagos de las constructoras a estos proveedores fantasma terminen en grandes fajos de efectivo, algunos de los cuales fueron contados ante las cámaras de la financiera La Rosadita.

Como está confesando Leonardo Fariña en este momento, esos fajos luego eran repartidos entre los socios, y llevados a sus escondites en el Sur, Uruguay y otros paraísos fiscales en aviones con protección estatal.

Cómo lo lavaban?

como
Por su naturaleza desconfiada, y su enorme ignorancia, Néstor Kirchner se asesoró en sus maniobras de lavado por contadores y escribanos pueblerinos de su círculo de confianza en Santa Cruz, en lugar de asesores de lavadores de grandes ligas internacionales. Por eso las maniobras que hoy están siendo investigadas dejaron un rastro muy obvio.

De lo primero que hizo fue poner hoteles, la herramienta de lavado de dinero mas básica y conocida del mundo. Como dice cualquier manual de “Lavado para principiantes” un hotel puede declarar una alta ocupación de sus habitaciones sin que se pueda efectivamente controlar que sí estuvieron ocupadas. De esta forma, el hotel justifica la entrada de dinero, que luego paga impuestos (digamos un 30%), pero blanquea el otro 70% que venía de la corrupción, y lo puede entrar al circuito bancario/legal para otras actividades legales.

El problema es el tiempo ha pasado, y la tecnología ha avanzado. Por lo que el lavado en hoteles también deja muchos rastros. Por qué? Porque las reservas hoteleras en la mayor parte del mundo, especialmente las de turismo internacional, no se pagan en efectivo. Las reservaciones se hace mediante motores de búsqueda en internet que se pagan con tarjetas de crédito. O reservaciones de agencias mayoristas que pagan mediante transferencias bancarias. Y los hoteles K no tienen suficiente volumen de transacciones blancas como para justificar el dinero que en teoría generaban los hoteles.

Otra forma burda y escandalosa de blanquear el dinero de los hoteles fue a través de contratos de gran volumen de reservas de dos empresas que los K controlaban: las constructoras de Lázaro Baéz y la empresa estatal Aerolíneas Argentinas. En el segundo caso (Aerolíneas) la desesperación de blanquear el dinero los hizo avanzar en dejar en evidencia un delito anterior: cómo puede ser que la presidenta presione a la aerolínea estatal a comprar reservas a sus propios hoteles? Eso es un negociado que aún a nadie se le ocurrió denunciar en la justicia, ya que parece chico respecto de los otros delitos.

Sin embargo, a pesar de todas las maniobras de lavado, los K tienen un serio problema físico: es tanto el dinero en efectivo, y tuvieron “tan poco tiempo” para lavarlo (se pensaban quedar mas de 12 años) que aún una gran parte está en efectivo, escondido en diversos lugares del país. Hoy, con los controles bancarios y financieros internacionales es difícil andar por el mundo arrastrando kilos de euros y dólares sin que sean detectados.

Luder, Ítalo Argentino, quien dio inicio al gobierno militar

Luder fue el candidato a presidente que presentó el peronismo en 1983, que fue derrotado por Raúl Alfonsín.   Luder fue presidente interino de Argentina durante el final del mandato de Isabelita, y quien firmó el famoso decreto de “eliminación de la subversión” que desató la represión militar de los 70s, incluso antes del golpe de 1976.

La Década Robada K: corrupción abierta, gran escala, métodos burdos (2003-2016)

El último régimen Peronista, iniciado con el golpe policial-sindical-institucional a Fernando De la Rúa dado por Eduardo Duhalde y toda la cúpula peronista de ese momento (Diciembre de 2001), seguido por la presidencia de Nestor Kirchner y terminado con los dos mandatos de su esposa Cristina Fernández de Kirchner, sin duda fue el gobierno mas corrupto de la historia argentina, sólo comparable con algunos regímenes africanos de los mas extremos, como los actuales de Guinea Ecuatorial y Zimbabwe entre otros.

A diferencia de los anteriores gobiernos peronistas, a los Kirchner les parecía poco pedir el 10-20% de coima, o muy trabajoso tener que tomarse el tiempo de armar empresas, triangulaciones comerciales internacionales u otro tipo de maniobra mas sofisticada.

Directamente decidieron quedarse con empresas, dejando a sus dueños originales como meros testaferros.  Estas maniobras les permitieron ya no quedarse “con una parte”, sino con la gran mayoría de los beneficios que generaban sus actos de corrupción.  El nivel de ambición de Kirchner hace dejar a Menem como un pobre monje franciscano…

Los Kirchner ya habían emprendido el camino de la corrupción haciendo sus pininos en Río Gallegos primero con Néstor intendente, luego en Santa Cruz con Néstor gobernador. Sin embargo la primera plata grande se las entregó casi ingenuamente Carlos Menem, cuando le otorgó a la Provincia de Santa Cruz US$ 600 millones provenientes de la privatización de YPF.  Ese dinero se evaporó, sin dejar rastros bancarios al cabo de varios años sin que ningún gobernador Kirchnerista haya dado ninguna explicación.

Mientras tanto, durante sus gestiones como Intendente de Río Gallegos y Gobernador de Santa Cruz, los K fueron apropiándose de terrenos fiscales valiosísimos (incluyendo terrenos con costa de lago). Ya durante su presidencia (2006), el generoso intendente K de Gallegos Néstor Méndez le vendió a Nestor Kirchner un terreno fiscal de 2 Has en US$ 50.000, que Kirchner revendió a la cadena de supermercados Cencosud/Jumbo en US$ 2.4 millones. Eso si es tener visión del negocio inmobiliario.

El primer paso conocido que dieron en el área de corrupción desde la presidencia fue el famoso caso Skanska, llamado así por el nombre de la constructora sueca que sacó el escándalo a luz.  Los Kirchner recién estaban empezando su práctica corrupta de las grandes ligas y cometieron un pecado de novato: tratar de extraer coimas de empresas Nórdicas con el sistema anteriormente usado por Menem.  Este caso rápidamente salió a los medios, sin embargo, a fuerza de billetazo cuando tenían a su favor una economía pujante gracias al boom de la soja, los K lograron acallar el tema en los medios, y sobre todo hacer que los fiscales y jueces dejen de investigar.

De hecho, en 2011 habían logrado que la justicia desistiera totalmente de investigar el tema porque las grabaciones de audio y declaraciones de empleados gerenciales de Skanska donde reconocen que pagaron un 5% de coima a los funcionarios K es desestimada en base a temas procesales por la Cámara I, integrada por los polémicos Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah, que luego resultarían clave en varias causas penales contra funcionarios K, incluyendo a la propia ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Sin embargo en un fallo de la Corte Suprema de Diciembre de 2015 (el timing político de la Corte Suprema es al menos sospechoso) se decide reabrir la causa, en la que están acusados el ex secretario de Energía Daniel Cameron, al ex interventor del Enargas Fulvio Madaro, y al ex director de Nación Fideicomisos Néstor Ulloa.  Pero todos estos robaban para sus jefes: Julio De Video y la familia Kirchner.

 

 

 

“Yo no soy Kirchnerista, soy Peronista” dicen ahora

El peronista sólo sabe vivir en el poder, o en la comodidad de su sombra. En el llano, en oposición, le aparece un síndrome único que combina manifestaciones de cobardía, abstinencia y unas ganas enormes de traicionar a quien haya sido su líder anterior con tal de congraciarse con quien ahora tiene el poder del dinero.

Hay que ver todos esos gobernadores, senadores, diputados, intendentes, concejales, periodistas, punteros, futbolistas, actores, vedettes y demás achichincles renegando de Cristina Kirchner. Se acabó la plata, se acabó la obediencia. Pragmatismo peronista puro.

Veamos: Duhalde traicionó a Menem (de quien fue vice presidente) para quedarse con el control del peronismo cuando el pueblo argentino descubrió que Menem era un gran ladrón y dejó de votarlo. Luego los Kirchner traicionaron a Duhalde, quien los depositó en la presidencia argentina a pesar de que nadie los conocía en 2003.

Ahora, todos traicionan a Cristina para poder recibir fondos (los que gobiernan provincias o municipios), y para no incinerarse con todas las revelaciones de negligencia corrupción y desidia que van surgiendo a medida que pasa el tiempo y la sociedad accede a información que se ocultó durante 13 años.

Eso lo dicen peronistas que fueron cómplices mayores del Kirchnerismo y hoy se quieren reciclar. Todos los gobernadores y ex-gobernadores peronistas. Los que dividieron el bloque de diputados como Diego Bossio (que vació el Anses -fondo de pensiones- junto a Cristina), Abal Medina, responsable de fraudes populistas como el Fútbol para Todos entre otras cosas.

diego bossio traidor

Reniegan de Cristina ex-ministros como Juan Manzur, que como ministro de Salud se hizo repentinamente millonario y se robó hasta los fondos para los bebés de bajos recursos. Todos. Es el ADN peronista.