El peronista no sólo es horroroso por su comportamiento.  También por su apariencia, que tiende a parecerse a su espíritu.  Aquí la primera selección:

La panza de Baradel, una obra de arte barroco
El hijo de Milagro: «hoy destilo inteligencia!»
Milagro: «Dónde mierda escondí los coches?»
Entradas similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.