Argentina: despedir 2 millones de empleados públicos es la solución

Argentina ha tenido recurrentes crisis económicas en los últimos tiempos que han llevado a que sea el único país del mundo que descendió de un puesto dentro de los 5 países mas ricos del mundo (per cápita y en términos absolutos) a principios del Siglo XX para ocupar actualmente una posición entre el 65 y el 70 en PBI per cápita. Es el país de menor crecimiento del mundo emergente en los últimos 20 años, a pesar del boom de commodities, y uno de los pocos que en lugar de sacar ciudadanos de la pobreza, la ha incrementado. continuar leyendo

Por qué el “Peronismo Racional” es mas peligroso que el Peronismo K?

Racional para quién?

Mucha gente, periodistas, intelectuales y empresarios hablan de la virtud del “Peronismo Racional”, y sostiene que el Gobierno de Macri debería hacer un gran acuerdo nacional con ellos para aprobar “un plan de Estado” y erradicar al Kirchnerismo.

La mayoría de los periodistas que sostienen esto no lo hacen por convencimiento, salvo algunos perejiles, sino porque les pagan para ello, y porque han sido cómplices del peronismo en sus diferentes formas (Luder, Menem, Duhalde, KKs). Y los empresarios porque “con los peronistas es mas fácil hacer negocios”. Los “intelectuales”, porque no saben qué decir cuando van a la tv y sus marcos de análisis y contactos en política son obsoletos. continuar leyendo

El peronismo siempre ha odiado al campo

El Peronismo escogió desde el inicio al campo como uno de sus enemigos ya que el campo genera riqueza para toda la población, eliminando pobreza, y sin pobres no hay materia prima para el Peronismo.

Desde la creación del IAPI, que intervenía comprando la producción del campo de forma obligatoria muy por debajo de su real precio internacional, a las menciones en sus demagogos discursos del campo como enemigo de los pobres, no se entiende como poblaciones del interior productivo argentino que dependen del campo aún tienen intendentes y concejales peronistas.  Ni hablar de los diputados y senadores que, representando provincias que viven del campo (Córdoba, Santa Fé, Buenos Aires, La Pampa, Entre Ríos entre otras) votaron a favor de la nefasta ley 125 de Cristina Kirchner y Martín Lousteau que quería llevar la expropiación de las exportaciones de soja a un nivel del 45% de su valor de venta. continuar leyendo

Sobran 4MM de “planeros” y falta mano de obra en el campo, sólo en Peronia

Piqueteros trabajando el campo, si queremos, se puede

Con la llegada del gobierno amarillo pasamos el hito de 4 millones de planeros sociales, que los peronistas habían dejado en “a penas” 3.7 millones.  Ni siquiera hay información sobre cuánta gente realmente está detrás de esos 4 millones porque el dinero se entrega alegremente a las “Organizaciones Sociales” sin control ni auditoría para que corten sólo 3999 calles por día en lugar de 4000.  Pero son muchos, y sobran.

Mientras tanto, en el campo falta mano de obra para todo lo que no es soja.  Es decir toda la fruta y verdura, hornos de ladrillos, tambos, ganadería, etc.   El problema de la mano de obra, mas los altos impuestos y fletes, hacen que muchas de estas producciones estén al borde de la quiebra hace años, y muchas quebradas (tambos, fruta).  Hoy no se consigue mano de obra al precio ofrecido porque la gente prefiere vivir en la ciudad (la población en general), y la mayoría de los planeros ni se les ocurre mudarse a buscar trabajo en el campo porque el ingreso de un plan (o varios por hogar) hace muy rentable seguir viviendo sin transpirar. continuar leyendo

Lavagna, Roberto

Lavagna es uno de los fraudes mas exitosos del peronismo. Economista mediocre de la corriente estructuralista (esos “realistas mágicos” que piensan que la inflación no tiene que ver con el deficit fiscal financiado con emisión monetaria), fracasó como funcionario con las políticas económicas terribles de Isabelita (73-74) y de Alfónsín (85-87).

Con Peron-Isabelita fue “Director Nacional de Precios” (wtf???), y con Alfonsín Secretario de Industria y Comercio Exterior. continuar leyendo

Massa, Sergio Tomás

Un peronista “clásico y moderno”, como la famosa librería, tiene de todo. Nuncá laburó fuera del sector público. Nació en la pobre San Martín, pero cuando agarró algo de mosca se mudo al moderno Tigre de narcos y nuevo-ricos.

Arrancó con Menem en una subsecretaría del Ministerio del Interior en el 96. Luego diputado provincial con Ruckauf y Duhalde. Por ahí conoció a su mujer, Malena Galmarini, hija del secretario de deportes de Menem Fernando “Pato” Galmarini.

Con Duhalde presidente pasó a manejar la Anses, y siguió con los Kirchner. Su gestión en la Anses es muy oscura y por ahora no se investiga (o no se publica aún porque está negociando con el PRO), pero es sabido que al menos dilapidó fondos y que el se hizo mas rico. Un gran “logro” de su gestión fue haber contratado a Amado Boudou, quien lo sucedió en el cargo. continuar leyendo

“Los Muchachos Peronistas, todos unidos Mentiremos…”

La reciente aprobación del proyecto de la variopinta oposición peronista de ley de impuesto a las ganancias fue leída de forma incorrecta por muchos medios y analistas.

Muchos titularon “derrota política de Macri” a la reunificación peronista expresada por el pacto entre el bloque mas Kirchnerista de Máximo, Kiciloff, Recalde, con “los peronistas modernos” de los bloques de Massa/Lavagna/Moyano y los chicos Anses de Bossio, mas la siempre presente izquierda tonta (Victoria Tonta). continuar leyendo

Cómo se hicieron de bolsos de fajos de kilos de euros y dólares?

La mayor parte del dinero en efectivo que provino de la fuente construcción/Lázaro Baez siguió un mismo camino. Cómo vimos en el artículo interior, el procedimiento comenzaba con adjudicar una obra pública a una constructora controlada, que cotizaba un sobreprecio pero que no tenía competencia (quién se iba a animar a competir contra la constructora presidencial en esa época?).

Un vez que la obra estaba concesionada, el Estado (provincial o nacional) sacaban pagos a la constructora, que normalmente se hacen contra un certificado de obra que comprueba el efectivo avance del proyecto. Era tal la ambición y el apuro de los K por hacerse del dinero, que en muchos casos el Estado tenía que sacar anticipos de obra, es decir dinero pagado contra ningún avance de obra. Ahora sabemos que muchas de las obras no se hicieron o quedaron inconclusas, porque se llevaron el dinero por anticipado. continuar leyendo

Un sitio para demócratas, republicanos y otros gorilas