Archivo de la categoría: La Ruta del dinero K

Cómo se hicieron de bolsos de fajos de kilos de euros y dólares?

La mayor parte del dinero en efectivo que provino de la fuente construcción/Lázaro Baez siguió un mismo camino. Cómo vimos en el artículo interior, el procedimiento comenzaba con adjudicar una obra pública a una constructora controlada, que cotizaba un sobreprecio pero que no tenía competencia (quién se iba a animar a competir contra la constructora presidencial en esa época?).

Un vez que la obra estaba concesionada, el Estado (provincial o nacional) sacaban pagos a la constructora, que normalmente se hacen contra un certificado de obra que comprueba el efectivo avance del proyecto. Era tal la ambición y el apuro de los K por hacerse del dinero, que en muchos casos el Estado tenía que sacar anticipos de obra, es decir dinero pagado contra ningún avance de obra. Ahora sabemos que muchas de las obras no se hicieron o quedaron inconclusas, porque se llevaron el dinero por anticipado. continuar leyendo

Cómo lo lavaban?

como
Por su naturaleza desconfiada, y su enorme ignorancia, Néstor Kirchner se asesoró en sus maniobras de lavado por contadores y escribanos pueblerinos de su círculo de confianza en Santa Cruz, en lugar de asesores de lavadores de grandes ligas internacionales. Por eso las maniobras que hoy están siendo investigadas dejaron un rastro muy obvio.

De lo primero que hizo fue poner hoteles, la herramienta de lavado de dinero mas básica y conocida del mundo. Como dice cualquier manual de “Lavado para principiantes” un hotel puede declarar una alta ocupación de sus habitaciones sin que se pueda efectivamente controlar que sí estuvieron ocupadas. De esta forma, el hotel justifica la entrada de dinero, que luego paga impuestos (digamos un 30%), pero blanquea el otro 70% que venía de la corrupción, y lo puede entrar al circuito bancario/legal para otras actividades legales. continuar leyendo

De donde salió el dinero originalmente

donde
El dinero de la ruta K salió fundamentalmente de concesiones de obra pública a empresas de testaferros como Lázaro Baez (Austral Construcciones), Cristóbal López (Grupo Índalo) y Gerardo Ferreyra (Electroingeniería).

Tanto el gobierno nacional como el de provincias K licitaban obras públicas (de rutas, calles, planes de vivienda, etc) y las adjudicaban a empresas adictas, que cotizaban con sobreprecio, ya que el dinero en teoría tener que alcanzar para la obra y para la coima, aunque la mayoría de las veces el monto escandaloso de la coima hizo que las obras no se completaran, en algunos casos ni siquiera comenzara. continuar leyendo