destacado

«Yo no soy Kirchnerista, soy Peronista» dicen ahora

El peronista sólo sabe vivir en el poder, o en la comodidad de su sombra. En el llano, en oposición, le aparece un síndrome único que combina manifestaciones de cobardía, abstinencia y unas ganas enormes de traicionar a quien haya sido su líder anterior con tal de congraciarse con quien ahora tiene el poder del dinero.

Hay que ver todos esos gobernadores, senadores, diputados, intendentes, concejales, periodistas, punteros, futbolistas, actores, vedettes y demás achichincles renegando de Cristina Kirchner. Se acabó la plata, se acabó la obediencia. Pragmatismo peronista puro. continuar leyendo

Corrupción peronista de los 70s (1973-1976)

Durante el último gobierno de Perón, continuado luego de su muerte por su esposa María Estela Martínez de Perón «Isabelita» (a quien el general conoció en su huida de 1955 en un prostíbulo de Panamá), la corrupción también estuvo omnipresente.   Cuando muere Perón, el peronismo estaba fuertemente dividido, especialmente entre los grupos guerrilleros Montoneros y ERP por un lado, y la ultraderecha fascista Triple A por el otro.

Habiendo muchos jefes, las oportunidades de corrupción se multiplicaron y «democratizaron» ya que no había que pedir permiso al General para seguir robando. continuar leyendo

Corrupción en el inicio del Peronismo (1943-1955)

Evita saluda al fascista Franco, dictador de España, vestida de marcas de lujo pagadas por la corrupción de Dodero
Evita saluda al fascista Franco, dictador de España, vestida de marcas de lujo pagadas por la corrupción de Dodero

La lista de casos de corrupción durante el primer peronismo es muy extensa.  Con la excusa de «la lucha contra el capital» en «favor de los pobres» se produjeron todo tipo robos y extorsiones a manos de Perón y otros líderes de su partido.  Parte del dinero «era para la causa» (lo que luego José Luis Manzano durante el Menemismo replicaría con el «robo para la corona»), y mucho otro para la causa propia.

En general, los grandes casos de corrupción están muy relacionados con dos factores de la gestión económica del Peronismo: la estatización/nacionalización de empresas, donde se pagaron fortunas a privados y la sobre-regulación estatal de la actividad económica, que requería de permisos para todo, dejando expuestos a los empresarios a la extorsión de los funcionarios. continuar leyendo